Cómo seguir el blog

1. ¿A qué vienes?

Este es un lugar de trabajo: un trabajo dinámico en equipo donde tu responsabilidad personal es imprescindible. No es un lugar donde solo lees y yo solo escribo. Vienes a crecer y trabajar.

¿A qué vengo a trabajar? Vs ¿A qué vengo a leer y olvidar?

2. ¿Qué te dices?

Lo que te dices importa. Para seguir el blog, vas a tener que repasar tu vida y lo que te cuentas sobre ella. Aplicarás la sinceridad. Sin sinceridad, lo único que consigues es mentirte a ti mismo/a. No tiene nada que ver conmigo. Sino contigo. Ten en cuenta que en nuestro espacio de trabajo (el blog y las fichas), no juzgamos. Lo que es , solo es. Y por eso, estamos aquí. Sino, es mejor que no inviertas tiempo en tu asunto. Empieza bien y acabarás bien. Te encantará ser sincero/a. Te liberarás de la presión de la apariencia.

 ¿En qué grado soy absolutamente sincero/a conmigo mismo/a?

3. ¿En qué te fijas?

Aplicarás la capacidad de auto-crítica. El foco está en ti. Lo sitúas en tu persona, Si bien también analizamos lo externo, tu trabajo personal está centrado en ti.  El cambio está centrado en ti. Cambias tú y tu vida cambia… de forma estable. Y esto es lo que interesa. Serás capaz de observarte sin juzgarte y ser auto-crítico/a a la vez.

¿Qué hay en mí que está ligado a esto? ¿Qué permite esto?

4. ¿A qué te resistes realmente?

Serás capaz de estar abierto/a a mis sugerencias, opiniones profesionales e indicaciones sobre temas que incluso pueden no gustarte. Elevarás tu capacidad de resistencia a la crítica y tu motivación para el cambio. Cuando te indique alguna resistencia, debes ceder, prestar atención y estar abierto/a a aprender. Abierto/a al diálogo y a la reflexión.

De lo que se trata es de desaprender lo que te perjudica, porque siempre hay alguna pieza mal puesta, y hay que aprender cosas nuevas. Ten en cuenta que en algún momento te resistirás y esto en sí no es malo. Es un indicador de que estás en proceso y estás trabajando. Por eso, es importante abordarlo adecuadamente sin resistencia a la propia resistencia. Diremos: “Ahí está…la pillé… ¡la resistencia! ¡Excelente!” Tiene mucha información interesante que aportarnos. Para eso vienes o me lees y llenas las fichas de trabajo. Cuando suceda, te darás cuenta de que has venido precisamente por eso y para eso. Una resistencia debe manejarse siempre con ayuda, puesto que no somos capaces de verla por nosotros mismos.  El profesional está preparado para esto. En este punto, tendrás 2 opciones: mantener tu trabajo personal y confiar en la alianza terapéutica… o abandonar. Tú decides. Y debes de saber esto antes de que suceda.

En el blog, lo harás con mi ayuda. Leyendo los artículos y rellenando las fichas descargables. En sesión, lo harás conmigo en vivo.

Prevenidos, será mucho más fácil detectarlo, abordarlo y practicar el siguiente punto.

Diremos: “Ahí está…la pillé… ¡la resistencia! ¡Excelente!”

5. ¿En qué grado eres amable contigo mismo/a?

Necesitamos cierta dosis de sentido del humor. Saber reírnos de nosotro/as mismo/as es el mejor antídoto al sufrimiento. Crea flexibilidad y apertura mental. Todo es más fácil, rápido y amoroso.

Humor y amor. Sentido del humor y sentido del amor.

Serás capaz de reírte de ti mismo/a y de ser amable contigo.

Sentido del humor = sentido del amor

6. ¿Qué haces para cambiar?

Todo esto se traduce de la siguiente manera: tendrás ganas de salir de tu zona de confort. Tendrás ganas de rellenar las fichas, seguir las sugerencias, cuestionarte a ti mismo/a, hacer cosas diferentes, aprenderlas, aplicarlas y dedicarte al menos ½ h al día para ti, exclusivamente para ti.

Tu colaboración es imprescindible.

7. Escribe

Lleva un seguimiento personal de tu proceso. Escribe en tu diario, cuaderno de notas y en las fichas descargables.

Aquí ya no hay excusas, solo talento y fortalezas, y ganas de aprender.

Sólo te invito a que te tomes en serio.


,
Entrada anterior
Los 3 errores que debes evitar para ser feliz

Menú